Prevencion de enfermedades y lesiones

¿La marihuana es adictiva?

| Foto: ISTOCK

Por Holadoctor



La oleada de legalización de la marihuana en los últimos años en Estados Unidos ha sido fomentada, en parte, por la creencia popular de que la marihuana es, en esencia, inocua.

Pero un nuevo estudio muestra que algunos usuarios empedernidos experimentan síntomas de abstinencia cuando se les pasa la intoxicación.

Más o menos 1 de cada 10 usuarios frecuentes de cannabis reportan síntomas como ansiedad, hostilidad, insomnio y depresión cuando los efectos embriagantes de la marihuana comienzan a desvanecerse, señaló la investigadora sénior, Deborah Hasin, profesora de epidemiología en la Facultad de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia.

Esas personas quizá estén usando la marihuana para tratar su ansiedad o depresión, sin ser conscientes de que están empezando la casa por el tejado, apuntó Hasin.

"Hay mucho solapamiento entre los síntomas de abstinencia del cannabis y los síntomas de trastornos de ansiedad o depresión", dijo Hasin. "Las personas podrían sentir erróneamente que el cannabis está ayudando con la depresión o un trastorno de ansiedad, cuando en realidad lo que están haciendo es perpetuar un síndrome de abstinencia. Consumir cannabis hace que los síntomas desaparezcan, pero no es una buena solución".

Los defensores de la legalización de la marihuana reconocen que la droga puede provocar síntomas de abstinencia, pero apuntan que su potencial de adicción es mucho menor que el de otros productos que han estado legalmente disponibles para los consumidores desde hace décadas.

"El hecho de que esos síntomas de abstinencia sean relativamente leves y de corta duración es uno de los motivos por los cuales el cannabis posee un potencial adictivo mucho más bajo que la mayoría de las demás sustancias controladas, entre ellas el alcohol y el tabaco", comentó Paul Armentano, subdirector de NORML, un grupo que propugna la reforma de las leyes sobre la marihuana.

En este momento, 30 estados tienen leyes que legalizan la marihuana de alguna forma. Nueve estados y Washington, D.C., han hecho que la marihuana sea legal para el uso recreativo, y los demás permiten el uso médico de la marihuana.

Para evaluar la idea de que la marihuana es inocua, Hasin y sus colaboradores analizaron datos reunidos en una encuesta federal de 2012-2013 sobre los problemas de la salud causados por el consumo del alcohol y de otras sustancias. Durante la encuesta, los investigadores federales realizaron entrevistas personales a más de 36,000 participantes a todo lo largo de Estados Unidos.

El nuevo estudio se enfocó específicamente en las respuestas de más de 1,500 encuestados que reportaron que habían usado marihuana tres o más veces por semana durante el año anterior, dijo Hasin. Se les consideró usuarios frecuentes o empedernidos de marihuana.

Alrededor de un 12% de los usuarios empedernidos de marihuana reportaron síntomas que concuerdan con los del síndrome de abstinencia del cannabis, una afección descrita en el DSM-5, un manual de diagnósticos producido por la Asociación Americana de Psiquiatría (American Psychiatric Association).

Los síntomas físicos se reportaron con menos frecuencia, pero los usuarios empedernidos fueron más propensos a experimentar dolor de cabeza, temblores y sudoración, encontró el estudio.

La frecuencia de uso durante la semana no se asoció de forma significativa con los síntomas de abstinencia, pero la cantidad de cigarrillos de marihuana fumados al día sí planteó una diferencia, encontraron los investigadores.

Fumar seis o más cigarrillos de marihuana al día se asoció con el síndrome de abstinencia del cannabis, mientras que fumar cinco cigarrillos de marihuana o menos al día no se asoció.

"Aunque muchas personas pueden usar cannabis sin sufrir ningún daño, hay algunas personas que tienen consecuencias adversas por su uso", continuó. "Si son usuarios frecuentes y experimentan algunos de estos síntomas, deben pensar en la posibilidad de que el cannabis podría estar causando esos síntomas, en lugar de ayudarlos con ellos".

Emily Feinstein, vicepresidenta ejecutiva del Centro de Adicción, alabó el estudio por ofrecer una nueva luz sobre la seguridad relativa del consumo de la marihuana.

"La información errónea y los malentendidos sobre la marihuana abundan", lamentó Feinstein. "La marihuana es adictiva, y las personas que son dependientes de la droga exhiben los mismos síntomas que las que tienen otras adicciones, entre ellos ansias de la sustancia y abstinencia". Feinstein no participó en el estudio.

"Cuando los adolescentes y los adultos jóvenes usan marihuana, tienen el doble de probabilidades de hacerse adictos que los adultos. En el debate sobre la legalización de la marihuana recreacional, no podemos perder eso de vista", dijo Feinstein.

El nuevo estudio aparece en una edición reciente de la revista Drug and Alcohol Dependence.

Más información

El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU. ofrece más información sobre la marihuana y la adicción.