Sangre y linfa

¿Miedo a donar sangre? Descartamos los mitos más comunes

| Foto: GETTY IMAGES

Por Holadoctor



Donar sangre salva vidas. Cada año, se estima que a nivel mundial se donan más de 100 millones de unidades de sangre.

Sin embargo, solo es posible almacenarla por un tiempo limitado, por lo que las autoridades sanitarias resaltan la importancia de fomentar una donación rutinaria de la sangre. Esto muchas veces puede verse obstaculizado por miedos o creencias erróneas. Aquí te explicamos la verdad detrás de los mitos más comunes relacionados a la donación de sangre.

Mito 1: Puede ser perjudicial para la salud donar sangre

Es posible sentir algo de cansancio y un leve dolor en el brazo tras donar sangre. Además, los jóvenes y las personas con poco peso corporal son más propensas a sentirse mareadas, aunque esto, generalmente, se puede prevenir bebiendo líquido antes de la donación y comiendo después un refrigerio.

Más allá de esto, la salud de las personas que donan sangre no corre peligro. Se estima que dentro de las 48 horas posteriores a la donación el volumen de sangre vuelve a la normalidad, principalmente a través de un aumento en el plasma. Dentro de cuatro a ocho semanas, el cuerpo reemplaza todos los glóbulos rojos perdidos.

Mito 2: Donar sangre lleva mucho tiempo

Esto no es cierto, ya que, como aclaran las autoridades sanitarias, el procedimiento de donación de sangre solo demora entre 8 y 10 minutos. Lo que puede variar en tiempo es el registro y procesamiento de la sangre donada.

Mito 3: Suele ser doloroso donar sangre

Aunque el rango de dolor varía entre cada persona, esto se considera un mito, ya que solo puede haber algo de dolor cuando se introduce la aguja, pero suele ser leve y de corta duración. Tras finalizar la donación se puede experimentar molestias o dolor en el lugar de entrada de la aguja, así como hematomas, pero estos son inofensivos y desaparecen en cuestión de días.

Mito 4: Se puede contraer una infección al donar sangre

Lamentablemente esta es otra creencia muy difundida que puede alejar a muchos de las donación sanguínea. Sin embargo, no es más que un mito, dado que para estos procesos se recurre a técnicas estériles para preparar el brazo antes de colocar la aguja (que también es estéril y solo se usa una vez). Por este motivo, no hay posibilidad de contraer una infección transmitida por la sangre al donar sangre.

Mito 5: Solo se puede donar sangre una vez al año

No. Una vez que las células sanguíneas se reponen (esto puede demorar hasta ocho semanas) es seguro donar sangre nuevamente. Por este motivo, las autoridades sanitarias aconsejan que las personas donen sangre cada 56 días.

Mito 6: Los adultos mayores no pueden donar sangre

Si bien cada país tiene diferentes reglas con respecto a la donación sanguínea, generalmente, todas las personas entre 18 y 65 años que pesen más de 50 kg (110 libras) pueden donar sangre sin autorización.
Cualquier persona mayor de 70 años que haya donado sangre en los 2 años anteriores también es elegible para donar.

Mito 7: Quienes toman medicamentos no pueden donar sangre

Las personas que toman ciertos medicamentos, como anticoagulantes o antiplaquetarios, no deben donar sangre. Sin embargo, en la mayoría de los casos el uso de medicamentos no significa que alguien no pueda donar sangre.

Para no correr riesgos, antes de donar se debe hablar con un médico para verificar si los medicamentos actuales afectan la posibilidad de ser donante.

Recuerda: si tu médico te ha recetado un medicamento, no debes dejar de tomarlo para donar sangre.

Mito 8: Las personas que tienen tatuajes o piercings no pueden donar sangre

Aunque es una vieja creencia muy extendida, no deja de ser falsa. Las autoridades sanitarias explican que es seguro donar sangre siempre que los instrumentos utilizados para ambos procedimientos hayan sido equipos de un solo uso y desechables. De todas formas, consideran prudente esperar 3 meses (después de la perforación) y 6 meses (después del tatuaje) para donar sangre.

Mito 9: No se puede donar si tienes hipercolesterolemia o hipertensión

Las personas con hipertensión pueden donar sangre siempre que al momento de hacerlo sus niveles de presión arterial se encuentren dentro de lo recomendado: presión arterial sistólica inferior a 180 milímetros de mercurio (mmHg) y presión arterial diastólica inferior a 100 mm Hg.

Con respecto a la hipercolesterolemia, los expertos aseguran que ni los niveles altos de colesterol en sangre ni los medicamentos para reducirlos descalifican a alguien para donar sangre.

Mito 10: Los vegetarianos y veganos no pueden donar sangre

Se suele creer que los vegetarianos o veganos no pueden donar sangre dado que es más común que no ingieran una cantidad adecuada de hierro, por lo que existe un mayor riesgo de anemia. Sin embargo, esta no es una categoría excluyente y cualquier persona que cumpla con todos los requisitos de evaluación de salud para donar sangre puede ser donante.

Fuentes consultadas: Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Clínica Mayo, Cruz Roja Estadounidense, Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre, Organización Mundial de la Salud (OMS).