Providers newsletter

COVID-19 y diabetes incidente, nuevo estudio analiza el riesgo

| Foto: GETTY IMAGES

Por Holadoctor



Durante la pandemia de COVID-19, se enfatizó en el riesgo elevado de infección para los individuos con afecciones pre existentes. Sin embargo, la investigación científica fue revelando que este nuevo coronavirus no solo inducía cuadros clínicos más graves en este grupo de pacientes, sino que podía ser él mismo un factor de riesgo para varias afecciones crónicas. 

En este campo de investigación, un nuevo meta análisis, Risk of incident diabetes after COVID-19 infection: A systematic review and meta-analysis, se propuso evaluar el vínculo entre COVID-19 y la diabetes incidente, revisando la evidencia existente.

Entre los destacados del trabajo están:

  • Se incluyeron 11 cohortes con un total de 47.1 millones de participantes, principalmente de Estados Unidos y Europa.
  • Se analizaron investigaciones extraídas de Embase, PubMed, CENTRAL y bases de datos de plataformas científicas, entre diciembre de 2019 y junio de 2022. Tenían en común, entre otras cosas, que proveían el riesgo relativo de diabetes de un individuo luego de confirmar el diagnóstico de COVID.
  • Se encontró un 64% más de riesgo de diabetes en pacientes con COVID-19.
  • Esto podría aumentar el número de eventos de diabetes en 701 por cada 10,000 personas.
  • Se encontró una asociación significativa tanto para la diabetes tipo 1 como para la diabetes tipo 2.  Aunque hubo un riesgo relativo mayor de diabetes tipo 2.
  • En general, los hombres presentaron un riesgo de diabetes mayor que las mujeres.

El término Secuelas Post-Agudas de CoV-2 (Post-Acute Sequelae of CoV-2 o PASC) es una etiqueta clínica  para aquellos que sufren síntomas después de COVID-19, aunque la terminología popular "COVID prolongado" a menudo se usa indistintamente. Además de síntomas como fatiga crónica y trastornos respiratorios, los científicos observaron que ocurría otro fenómeno clínico: la aparición de casos de afecciones metabólicas luego de la exposición al virus y de desarrollar la infección. Esto se comenzó a detectar en individuos previamente sanos y sin diagnóstico de diabetes.

La evidencia sugiere una relación bidireccional entre la diabetes y COVID-19. Tanto la diabetes pre existente como la diabetes de nueva aparición después de la infección son factores importantes para aumentar el riesgo de resultados adversos graves (por ejemplo, síndrome de dificultad respiratoria aguda, ingreso en la unidad de terapia intensiva, uso de ventilación mecánica, muerte) en pacientes con COVID-19.

Mientras tanto, se ha informado una mayor incidencia de diabetes en pacientes después de un diagnóstico de COVID-19. Tanto la diabetes tipo 1 (DT1) como la diabetes tipo 2 (DT2) pueden ser inducidas por COVID-19, aunque los mecanismos subyacentes no se han explorado todavía completamente. 

Esto destaca la enorme importancia de concientizar sobre el riesgo de diabetes en pacientes con COVID-19 e identificar los factores potenciales que influyen en el riesgo.

La diabetes de nueva aparición después de COVID-19 es un nuevo problema de salud pública de creciente importancia a medida que la pandemia sigue su curso y siguen apareciendo nuevas cepas del coronavirus. Con evidencia limitada pero prometedora que sugiere un empeoramiento de las complicaciones en pacientes con diabetes comórbida, se deben realizar intervenciones para prevenir y controlar esta comorbilidad.

La magnitud del efecto aparente de COVID-19 en los resultados de la diabetes se hace eco de la incidencia de diabetes en pacientes con COVID-19 informada o resumida en estudios anteriores. Además, la diferencia de riesgo relativo y riesgo absoluto basada en la comparación entre personas con y sin COVID-19 podría describir mejor los efectos adversos de COVID-19 en la diabetes. 

Aunque la incidencia de DT1 es relativamente baja, una revisión anterior encontró una asociación potencialmente fuerte entre la incidencia de COVID-19 y DT1

Para la DT2, las estimaciones de riesgo y los intervalos de confianza del 95% para todas las cohortes incluidas indicaron un riesgo significativamente mayor desde el punto de vista estadístico. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que a nivel global, 422 millones de personas de entre 20 y 79 años viven con diabetes. El pronóstico apunta a 643 millones para 2030. Tres de cada 4 personas con diabetes viven en países con ingresos bajos y medios. 

En 2019, se diagnosticaron 1.4 millones de nuevos casos de diabetes en adultos en los Estados Unidos. 

En Latinoamérica y el Caribe, 62 millones de personas viven con diabetes. Al comparar los datos de 2000 y 2019, las personas en las Américas pasan casi el doble de años de vida padeciendo efectos debilitantes y complicaciones de la diabetes, comparado con las cifras de dos décadas atrás.

Esta historia se produjo utilizando contenido del estudio original, y de otras investigaciones médicas y fuentes de salud, y salud pública, destacadas en enlaces relacionados a lo largo del artículo.