Providers newsletter

El futuro de la tecnología de ARNm

| Foto: GETTY IMAGES

Por Pan-American Life Insurance Group
Publicado:



Puntos Clave

  • El ARNm fue clave para producir vacunas eficaces contra COVID-19.
  • Es una estrategia que "educa" al cuerpo a luchar contra gérmenes.
  • También puede ayudar a detectar enfermedades raras de causa genética.


Dos científicos acaban de ganar el Premio Nobel por su trabajo con una tecnología que era impensable una década atrás: utilizar el ARNm para introducir en el cuerpo partículas virales que ayudan al organismo a generar antígenos contra el gérmen.

Esta idea, que ya se había plantado en la mente de científicos en los años 80, se materializó en 2020, cuando finalmente se desarrollaron en tiempo récord vacunas basadas en ARNm seguras y eficaces, que cambiaron el rumbo de la pandemia de COVID-19.

La herramienta de salud pública no solo permitió controlar al coronavirus, también abrió una puerta al estudio de nuevas vacunas, por ejemplo, contra el Virus Respiratorio Sincitial (VRS).

Pero esta carrera inmunológica por lograr nuevas vacunas preventivas o terapéuticas con la tecnología de ARNm tiene muchos desafíos por delante, uno de ellos, producir vacunas para un gran abanico de enfermedades transmisibles y no transmisibles que aún no se han podido combatir. 

Los siguientes son algunos de esos caminos.

Infección por citomegalovirus

El citomegalovirus (CMV) es un virus común que una vez que infecta se queda en el cuerpo de por vida. La mayoría de las personas ni saben que lo portan porque no causa síntomas. Sin embargo, en ciertos casos puede ser grave y hasta mortal:

  • Cuando la infección ocurre en fetos, conocida como CMV congénito puede causar severos defectos de nacimiento. Es la infección vertical más común, con una incidencia del 0.5% al 0.7% de los embarazos en países desarrollados y del 2% en países en desarrollo.
  • Cuando se presenta en recién nacidos, en los que puede generar discapacidad y sordera.
  • Y cuando aparece en personas con sistemas inmunes débiles.

Hace 50 años que el citomegalovirus elude a la investigación científica, que busca desarrollar una vacuna para prevenirlo.

La farmacéutica estadounidense Moderna está llevando adelante un ensayo clínico de una vacuna contra el CMV, llamado CMVictory, para probar la vacuna ARNm-1647. La investigación podría arrojar resultados dentro de 1 a 3 años.

ARNm contra el cáncer 

La tecnología del ARN mensajero es útil no solo para el campo de las enfermedades infecciosas, sino también potencialmente para tratar enfermedades no transmisibles. 

Desde hace tiempo, científicos han trabajado en una vacuna de ARNm que “entrene” al sistema inmune para combatir tumores. Sin embargo, esto ha sido difícil de lograr porque las células malas que conforman un tumor mutan rápidamente.


Queremos Conocer su Opinión

¿Cómo califica el contenido que acaba de leer/ver?

¿Qué tanto me motiva a vivir saludable?

Yo soy...

Proveedor de Salud
Administrador o Recursos Humanos – Empresa
Asegurado
Corredor de Seguros
Ninguna de las Anteriores


Un ensayo clínico de una nueva clase de vacuna personalizada contra el cáncer que utiliza el ARNm de manera focalizada buscar superar esta valla: se dirige a un grupo de proteínas mutadas que se encuentran en el propio tumor de un individuo. Resultados preliminares de este trabajo se presentaron en la conferencia anual de la American Association of Cancer Research.

Moderna está realizando pruebas con terapias que suministran instrucciones de ARNm para producir moléculas como citocinas que estimulan al sistema inmune en las células para ver si pueden amplificar los efectos de las inmunoterapias existentes contra el cáncer. Y la alemana BioNTech está desarrollando terapias de ARNm similares que persuaden a las células para generar anticuerpos que pueden ayudar a estimular una respuesta inmune.

Modificando el ADN

Tan fascinante como controversial, la tecnología de ARNm también podría aplicarse al campo de la genética.

La composición genética de una persona, el conjunto de genes conocido como genoma, puede revelar detalles importantes e íntimos de la biología de una persona, incluso dar una pista sobre potenciales enfermedades futuras. 

Ahora, los científicos están demostrando que el ARN, el primo molecular menos conocido del ADN, es poderoso por derecho propio y puede proporcionar información sobre enfermedades humanas raras que el ADN no puede revelar. 

Mientras que la secuenciación del ADN del genoma puede revelar ciertas mutaciones o anomalías genéticas presentes desde el nacimiento, los transcriptomas de ARN muestran lo que sucede cuando esos genes se activan o expresan. Y, además pueden ofrecer una alfombra roja hacia la alternativa terapéutica. 

El ARNm actúa rápido y desaparece sin dejar huellas. Esta característica, que para la producción de las vacunas fue una barrera a superar, este mensajero necesitaba tiempo para entrenar al sistema inmune contra el virus, puede ser una virtud para modificar o diseñar el ADN y prevenir o tratar una enfermedad rara, de origen genético. 

La hipótesis que los científicos han ido comprobando es que el ARNm puede ayudar a producir proteínas que el organismo no estaba produciendo naturalmente, lo que causa la enfermedad rara. En palabras simples, se podría anular la capacidad del gen de mutar y eventualmente “disparar” el desarrollo de la enfermedad.

Esta historia se produjo utilizando contenido de estudios o informes originales, y de otras investigaciones médicas y fuentes de salud, y salud pública, destacadas en enlaces relacionados a lo largo del artículo.