Dolor de tobillo

Por Holadoctor

Definición

Consiste en cualquier molestia en uno o en ambos tobillos.

Nombres alternativos

Dolor - tobillo

Causas

El dolor en el tobillo a menudo se debe a un esguince en el tobillo.

  • Un esguince de tobillo es una lesión en los ligamentos que conectan los huesos entre sí.
  • En la mayoría de los casos, el tobillo se tuerce hacia adentro, lo que causa pequeños desgarros en los ligamentos. Este desgarro ocasiona inflamación y hematomas, dificultando así el soporte de peso sobre la articulación.

Además de los esguinces en el tobillo, el dolor puede ser causado por:

Los problemas en zonas cercanas al tobillo que pueden provocar que usted sienta dolor incluyen:

  • Bloqueo de los vasos sanguíneos en la pierna
  • Dolor o lesiones en el talón
  • Tendinitis alrededor de la articulación del tobillo
  • Lesiones a nervios (como el síndrome del túnel tarsal o ciática)

Cuidados en el hogar

Los cuidados en casa para el dolor de tobillo dependen de la causa y de cuál otro tratamiento o cirugía se haya realizado. Le pueden solicitar que:

  • Descanse el tobillo durante algunos días. NO trate de poner mucho peso sobre este.
  • Ponga un vendaje ACE. También puede comprar un dispositivo ortopédico que apoye el tobillo.
  • Utilice muletas o un bastón para ayudar a liberar de peso a un tobillo lesionado o inestable.
  • Mantenga el pie elevado por encima del nivel del corazón. Cuando esté sentado o durmiendo, coloque dos almohadas bajo el tobillo.
  • Aplique hielo en el área afectada inmediatamente. Continúe la aplicación durante 10 a 15 minutos cada hora durante el primer día. Luego cada 3 a 4 horas durante 2 días más.
  • Pruebe con acetaminofén, ibuprofeno u otros analgésicos elaborados en la farmacia.
  • Es posible que necesite una tobillera para darle soporte a esta articulación o bien una bota para que su tobillo pueda descansar.

A medida que la hinchazón y el dolor mejoren, usted posiblemente deba quitar el peso y la tensión extra del tobillo durante un tiempo.

La lesión puede demorar desde unas semanas hasta muchos meses para sanar por completo. Una vez que el dolor y la hinchazón hayan desaparecido en su mayor parte, el tobillo lesionado todavía estará un poco más débil y menos estable que el tobillo sano.

  • Usted deberá empezar los ejercicios para fortalecer el tobillo y evitar una lesión en el futuro.
  • NO empiece estos ejercicios hasta que un profesional de atención médica le diga que es seguro comenzar.
  • También necesitará trabajar el equilibrio y la agilidad para evitar otra lesión o esguince.

Su proveedor de atención médica puede darle otros consejos como:

  • Evitar poner peso extra ya que esto podría incrementar la presión en sus tobillos.
  • Calentar antes de hacer ejercicio. Estire los músculos y tendones que brindan soporte al tobillo.
  • Evitar deportes y actividades para las cuales usted no está debidamente entrenado.
  • Verificar que los zapatos ajusten apropiadamente. Evite los zapatos de tacón alto.
  • Si usted es propenso al dolor o a torceduras del tobillo durante ciertas actividades, utilice dispositivos ortopédicos de apoyo para el tobillo. Estos incluyen estabilizador de tobillo con férula de aire, vendajes ACE o soportes para amarrar el tobillo.
  • Trabajar el equilibrio y practicar ejercicios de agilidad.

Cuándo contactar a un profesional médico

Vaya al hospital si:

  • Presenta dolor intenso incluso cuando NO está soportando peso.
  • Sospecha de una fractura ósea (la articulación parece deforme y no se puede poner ningún peso sobre la pierna).
  • Usted puede escuchar un sonido crujiente y tener dolor inmediato en la articulación.
  • No puede mover el tobillo de un lado a otro.

Comuníquese con su proveedor si:

  • La inflamación no disminuye en cuestión de 2 a 3 días.
  • Tiene síntomas de infección. El área se torna roja, más dolorosa o caliente, o tiene una fiebre por encima de 100°F (37.7°C).
  • El dolor no desaparece después de varias semanas.
  • Otras articulaciones también están comprometidas.
  • Tiene antecedentes de artritis y está presentando síntomas nuevos.

Referencias

Chiodo CP, Price MD, Sangeorzan AP. Foot and ankle pain. In: Firestein GS, Budd RC, Gabriel SE, Koretzsky GA, McInnes IB, O'Dell JR, eds. Firestein and Kelly's Textbook of Rheumatology. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2021:chap 52.

Irwin TA. Tendon injuries of the foot and ankle. In: Miller MD, Thompson SR, eds. DeLee, Drez, & Miller's Orthopaedic Sports Medicine. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 118.

Osborne MD, Esser SM. Chronic ankle instability. In: Frontera WR, Silver JK, Rizzo TD, eds. Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 85.

Rose NGW, Green TJ. Ankle and foot. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 51.

Rothenburg P, Swanton E, Molloy A, Aiyer AA, Kaplan AR. Ligamentous injuries of the foot and ankle. In: Miller MD, Thompson SR, eds. DeLee, Drez, & Miller's Orthopaedic Sports Medicine. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 117.